lunes, 8 de julio de 2013

¿Quien?

¿Quién dijo que no dañan las palabras? Por supuesto que pueden hacerlo, al igual que lo hace el tiempo, el recuerdo y, esos largos silencios, que pese no rozarnos, nos parten por dentro, sin tiempo para restablecernos.