lunes, 8 de julio de 2013

Delicioso pecado.

Mudo conversar de miradas,
de labio sellado resplandece la palabra sin pecado,
en estos oídos ciegos, que de caminos hicieron cálido destino,
entregando pecho y suspiro,
al abanico colorido, que pinta la habitación de gemidos.