lunes, 29 de julio de 2013

Acumuladas instantáneas.



Cuando el sentir se describe con dolor y,
el alma es capaz de guardar rencor,
el grito se hace aullido en ese horizonte de acumuladas instantáneas,
donde valorarse a si mismo tiene el peso de un suspiro.