sábado, 10 de noviembre de 2018

Retales, exposición de tintas.



Ayer día 9 de noviembre se inauguro la ultima exposición de Francis Morell, y este, es el resumen del evento.

¿Donde?





Al Refugio del poeta algunos lo llaman cafetería, pero eso, pese a que Salvi, una canaria resala que es al alma del refugio, haga como hace unas tostadas con tomate de cine, sirva unos cafés buenísimos, la cerveza la tenga siempre bien fría, el tinto en su punto y los gin tonic, cargaditos. Seria quedarse muy, muy cortos. El Refugio del poeta, sito en la calle poeta Miguel Hernández (Mire usted la casualidad), Nº 73 de Elche (Alicante), es ese sitio donde raro es el fin de semana que en vivo y riguroso directo, no hay  un buen concierto, o un oportuno recital, puede que, tal vez, algunos monologuistas haciendo a la peña pasar un ratito de lo más ameno. O sea, que no, el Refugio del poeta es mucho, pero mucho, mucho más, que una simple cafetería. Para mí, es un local de referencia, tanto, que hasta lo adoptaría como oficina de trabajo

¿El autor?



Nada más y nada menos, que D. Francis Morell, una de esas almas autodidactas con mucho más de media vida dedicada a sacar de su cabeza todo aquello que por ella, y sin pedir permiso la mayoría de las veces, le pasa. Dibujante, fotógrafo, ilustrador.... para mi humilde parecer, un artista de la cabeza a los pies, y ojo, que incluyo de la coronilla a las uñas. 

¿Presentador del evento?





Yo, y ojo, a petición del autor, lo que demuestra que, aparte de lo expuesto, también es un tipo valiente de huevos. 

Acto seguido, os transcribo lo que fue la presentación, más o menos.

-Hola, (empece yo), buenas tardes, para los que no me conocéis, y conste, que tampoco os perdéis nada importante. Mi nombre es Antonio aunque la mayoría me llama Buitrago y cosas mucho peores. Y estoy aquí porque el artista, D. Francis Morell, Paco para amigos y familia y, genio casi que para el resto del universo. Me ha pedido si lo presentaba, y bueno, era eso o quedarme en casa limpiando la encimera... y no os hacéis una idea de como estaba la encimera. Dicho lo cual, y esto es algo consensuado con el artista, os queríamos agradecer a todos la presencia (esto gusto mucho al publico), y a Salvi (miremos todos hacia la barra), el que nos haya abierto las puertas de su refugio... creo que presentar a Paco va a ser muy fácil, porque si no todos, casi, creo que ya le conocéis, y quien conoce a Paco, conoce su obra. 


Imagino que cada uno destacaría una cosa de él y de su obra, yo por ejemplo, destacaría su enorme imaginación, sus texturas, detalles y también, el olor de algunos de sus obras. Pero si solo pudiera destacar una, esta seria que me parece el tío menos comercial del mundo, ¿qué quiero decir con esto? que no se deja influenciar por modas, tendencias, manías o el qué dirán. ¡Vamos! que Paco en cada momento hace lo que le apetece, le gusta o divierte. Como diría un amigo, lo que le sale de la real gana. Y yo, a eso lo llamo personalidad, y para mí, la personalidad es lo único que nos hace distintos y por defecto, nos diferencia. 


En casa tenemos una pequeña y humilde colección de pinturas, fotografías, dibujos... y, gracias a un cuñado con taladradora, la mayoría están colgados, pero los que no, que también los hay, los guardamos. Como dirían mi abuela, como oro en paño. Aquí tenéis hoy un total de trece obras, que si tenéis un cuñado con taladradora podríais tener colgadas en casa, van con todo tipo de decoraciones, doy fe. O, si no hay cuñado manitas...ya sabéis, como oro en paño y al cajón preferido. Imagino, porque disimulo súper bien, que no os habéis dado cuenta de que soy un fan del trabajo de Paco, pero si, lo soy, por eso mismo sé también que, si hablo mucho de él, seguro que terminare siendo muy así como rosa, azucarado... vamos, entre ñoño y repelente. Así pues, casi que mejor me aparto y os dejo con lo que en verdad importa (aquí el publico, todos gente mega maja, ya estaba entregado), el artista, D. Francis Morell, Paco para amigos y familia y, genio para el resto del universo. 

Entonces Paco, el gran Morell, se levantó de su silla dejando su  copa de vino en la mesa, y dio un paso hacia adelante para con la frente el alto y su barbilla de superhéroe la mar de bien afeitada, dirigirse a la gente en uno de esos breves, sinceros e intensos discursos que hicieron a todos los presentes levantarse de sus sillas a la voz de bravo, bravo, y bravo. 



-Yo soy de poco hablar (nada más soltar esto me miro a mí ¡ya ves tú!), decir tan solo, que lo que tenemos expuesto aquí son trabajos sueltos de varias colecciones... no sabría decir porque he vendido uno si, y otros no. La gente es así (cogió su copa de vino, se dio un traguito), sois los mejores, a todos, muchas gracias. (Aquí empezaron los aplausos y los bravos). Y de allí algunos como yo, salimos para casa, y otros como él. Imagino que de parranda a celebrar otro éxito más en su carrera profesional. 








Estas son algunas de las obras expuestas. Y os lo digo de verdad, pues es lo que pienso y siento. Es un artista original, sin copia, autentico y muy, muy humano. Pasar por el refugio del poeta, conocer a Salvi, haceros una tostada y por supuesto, disfrutar de la obra del gran Morell mientras tengáis la oportunidad de hacerlo de manera gratuita. 

Gracias 

miércoles, 7 de noviembre de 2018

En mi refugio.






No estoy refugiado en mi silencio,
es que tan solo, hoy,
prefiero pasar por imbécil
y hasta tonto, incluso, por loco,
a  hacer aspavientos mostrando asombro.

Es por ello que,
aun cuando noto bien clavadas
mil púas en mi carne, paso,
y si es preciso, me hago el muerto
pintando sangre en las venas del cuello
y vómitos, por toda la camisa.

Hace mucho que me harté de todo
y casi todos, hace tanto,
que los cuentos de moda
seguían siendo el de caperucita
y los tres cerditos.

Antes, eran unos pocos los alientos
que me tiraban de culo, ahora mismo,
son muy pocos los que me tienen en pie.
Y, como no tengo claro si el mío
puede estar entre los contaminados,
callado y casi que, respirando por el culo,
así, es como me siento más persona que bulto.

No, no me refugio en mi silencio,
tan solo, pretendo no hacer a nadie perder su tiempo.



















lunes, 5 de noviembre de 2018

Ultima mañana.




Recostada en su lado de cama,
como tantas veces ya hiciera,
esperaba a la muerte mi yaya
aquella otra mañana.

En sus labios había paz y en sus ojos,
ganas de descansar,
cuando al entrar en su cuarto
con el vasito de leche en mano,
me miró sin ver en mí un extraño.

Parecía resplandecer en aquella,
su última mañana,
en la que el sol no llegó a nacer
y los recuerdos, con todo su ayer,
pidieron volver a ser y sentirse mujer.

Recostada en su lado de cama,
como tantas veces hiciera la yaya,
rió sola y a carcajadas.
No tenía miedo, y si, mucha gana,
de terminar con todo aquella pobre anciana.

Llegarían más tarde las carreras,
los lamentos y la pena,
pero yo la sigo viendo
con aquel brillo y aquel buen reflejo,
con que sus ojos me miraron
antes de sonreírme lento.

Se tomó la leche y dos galletas,
no quiso la yaya marcharse
con el estomago vacío y la lastima
clavada en su carita de bellas
y sabias arrugas.

Recostada estaba y recostada quedó,
entre las pocas y limpias sabanas
que la hija siempre le brindó,
porque madre solo hay una
y es así, hasta que se la lleva el Señor.

domingo, 4 de noviembre de 2018

Caminos de la mente.





   







Como la puta mal maquillada se abre pasó la mañana que 
bostezando sabor a infarto, se va peinando al amparo de abstractos rincones. A  empujones, ruedan ojeras entre sus luces pasajeras, decoramos con fragor de batalla ensordecen las almas que vagan calladas.


Con fiereza,
golpean mis fosas nasales,
me obliga a cerrar los ojos,
me gritan para que calle.


Color único, aburrido, sin tono de inicio. Me cobijo al abrigo de aquel viejo vapor que fue suspiro. Ralentizó el pasó fijándome según ando sobre mí mismo, para regresar dibujando un destino en el olvido de asfaltos y profundos abismos.




lunes, 29 de octubre de 2018

Plegaria a San Pedrito J. Pedraja, que no es patrón de nada, y oye, que ni puta la falta.




Obra escultórica del artista internacional, D. Javier Soler, alias, Tiburónpata. 

Breve descripción de San Pedrito J. Pedraja: Allá por los siglos XX y XXI, fue un vigilante de seguridad muy dado a la exageración,  los coches de los demás, los ponches y los cubatas. No es, aun por lo menos, patrón de nada, pero si el brillante protagonista de las novelas Fauna urbana y, el retorno del espécimen. Obras maestras del humor editadas por JDM Ediciones. 


San Pedrito J. Pedraja, 
estoy cansado de ser humilde, 
discreto, de pedir para vivir y, 
no recibir.
Así pues querido Pedrin, 
a ti te pido que me toque 
una euro-millonaria bien gorda 
o una primitiva con bote.  
De ambas, la que tú, 
amado Pedrito, 
tengas a bien decidir. 

Sea cual fuere tu decisión, 
te solicito de rodillas y to, 
que me forres de billetes para seis 
o siente generaciones. 
Quiero que los envidiosos 
se pudran con la boca desencajada, 
los ojos como para afuera, 
y los dedos, ya sin uñas, 
retorcidos cuan culebras, 
al verme cada día en un 
Mercedes diferente. 

Quiero mucho, mucho dinero, 
tanto, que lo pueda gastar sin miedo, 
sin tener que sacar números, 
sin recatear o mirar las etiquetas. 
Quiero que a los de casa, 
se la resbale un arañazo en el coche, 
que nos claven en el restaurante 
o, el tener que pillarse un taxi 
desde a ca tomar por culo. 

San Pedrito J. Pedraja, 
a ti pido el favor 
para que mis bolsillos se llenen 
de lo más rico y lo mejor,
o sea, lo que hace a los lameculos 
comerse mil ojetes. 
¡Ya esta bien de llorar, 
de mendigar, de soñar!
Haz que se me pudran los euros 
por no poderlos gastar, 
y dos velas por semana, 
fijo, que te pongo, por lo menos, 
mientras siga vivo 
y con la cabeza en su sitio.

Ay, ayyy 
San Pedrito J. Pedraja de mi alma, 
por tu gracia eterna y divina,
échame una manita... o las dos si gustas, 
que quiero empezar a vivir 
viendo como los listos, 
los inteligentes y los sabios, 
me odian cosa mala,
por tener menos que el tontico 
que reza al bicho de escayola, 
que lleva uniforme y también porra.

Ay Santito bueno, 
ay Pedrito mio, 
y si puede ser,
que sea mañana mismo


jueves, 25 de octubre de 2018

El Dátil de Elche (Delicatessen convertida en energía)



Aún hay mucha gente, incluso de Elche. Ciudad de palmeras a tal punto que ese, es uno de su patrimonios de la humanidad. Que piensa que el dátil es uno, y que este, puede ser gordo o esmirriado según el riego que haya tenido, y punto. Pero esto no es así, hay dátiles comestibles y no comestibles, y dentro de los comestibles, los hay de varias clases (Mahjoub, confitera...), otros, que son cruces o mezclas. Entre todos, ofrecen una inmensidad de posibilidades gastronómicas.

Hay dátiles como el mahjoub que se cosechan en su racimo entero y se les puede ir madurando según la necesidad del mercado, otros, que es imposible madurarlos al gusto y se cosechan según maduran, y otros, que se maduran gracias a tenerlos un tiempo en vinagre. También esta muy extendido el tema de que los dátiles ilicitanos no se venden en Elche, que esos, terminan en el mercado exterior dada su alta demanda. Y que si son caros, es por eso mismo. Y esto, tampoco es cierto, en Elche hay varios sitios donde el dátil ilicitano se vende, y no solo eso, se informa a quien lo solicita, de todo cuando con respecto al dátil quiera saber. Ejemplo, en el Cor d`Elx, tienda de barrio dedicada en exclusiva a los artículos de la tierra, entre ellos también, a la famosa artesanía de la palma blanca. Este comercio, que para quien le pueda ser de interés, esta en la calle Porta de la morera Nº 25, muy cerca del famoso e histórico, huerto del cura. Justo enfrente, del huerto San Placido.



Sobre que el dátil ilicitano es caro... a ver, un dátil de tan alta calidad, de cosecha tan limitada, que no se puede fumigar con productos químicos para evitar contaminar su fruto. Un fruto, que  recordemos, precisa de una persona que, de manera tradicional en esta tierra, tan solo con una cuerda alrededor de la palmera, suba una por una (algunas de altura importante), para poder cortar el racimo o cosechar los maduros uno a uno... tela ¿no? comentar que ramazo, y ojo, que los hay que pesan una cosa mala. Y luego de cortarlos, bájalo con cuidado y vuelve a subir a por el siguiente. Ya que este fruto, a diferencia de la aceituna o la almendra por ejemplo, no admite golpes para hacer que caigan al suelo.... o sea, que si algunos lo ven como algo caro, que sepan que no es por la elevada demanda exterior, si no, por su calidad y casi que, artesanía a la hora de cosecharlos.



Para aquellos que lo desconozcan, el dátil es una fuente de energía muy elevada, tanto, que cada día son más los profesionales de maratones y resto de deportes con un alto nivel de resistencia, quienes más los demandan para, a mitad de su faena, parte de la recuperar energía perdida. 







En dulce, en salado, el licor y hasta como helado.... riquísimos, aunque a mí, todo un fan del dátil, como más me gustan, es al natural. 

A río revuelto…







A río revuelto ganancia de pescadores.
Esta, es la mejor lección
y la frase de cabecera
a la que las alimañas que se meten
en política, se agarran
hasta con el alma.

Y es que, las alimañas
que terminan en política
lo hacen siempre, cuando la mierda,
que para ellos seria como estar en casa,
al pueblo, o sea, a los de siempre,
tapa a la boca y emboza las ideas.

Estos bichos impresentables
son los que dicen a la gente
lo que la gente quiere escuchar,
y solos, ya en casita
o de copas con alguna otra alimaña,
agarrándose los huevos sueltan aquello de;
-El que más folla, es el de la picha larga-

La hipocresía imbécil
y ridícula de quienes regalan
a todos los que es de otros,
siempre ha estado a la orden del día
en aquellos boca-chancla tan avaros de su oro,
como protectores de su mentira.

A dos manos meten en sus bolsillos
lo que a tres, sacan al vecino,
sin que la vergüenza
les haga temblar el morro
o con la noche,
no sepan del sueño
sus bondadosos favores.