lunes, 24 de febrero de 2014

Paz, pero con condiciones...




En la nuca,
aquel frió metal y, la sinrazón de un odiar.
La irracionalidad animal convertida  en ideal.
Allí de tras, siempre escondido,
cobarde y ridículo.
Uno de esos tantos verdugos
que jamás pasara de vulgar asesino.
Cortito cerebro y mil complejos,
sin apellido en sus huesos.
Uno… Sin historia,
sin sangre, sin poder ser alguien.



Y pidieron libertades
asesinando a desprotegidos currantes,
fáciles victimas hoy mártires,
en esas manos de sinrazón y barbarie.
Y pidieron, chantajearon,
mataron en nombre de... nadie lo sabe.
Todo es mentira, una cortina de espeso humo
para lograr vivir sin dar golpe.
Creyéndoos héroes, pese no ir jamás de frente,
en igualdad de condiciones…
Si, sois de naturaleza tan ridícula como cobarde.



Hoy, pedís paz.
¡¡Y poniendo condiciones!!
Buscando en el extranjero apoyos,
ayuda ignorante.
Hoy, continuáis arrastrándose
bajo opacos rincones,
agazapados en esos ideales
sostenidos por mentes tan cortas como inútiles.
Es para mi vergonzoso,
el que sigáis siendo noticia,
ya que en vuestros ojos, lo único con vida,
es la analfabeta mentira.