martes, 11 de febrero de 2014

Cuanto se deja sin decir.




Sabor a rosa beso,
laberinto estrecho,
obsesión de mi cuerpo a fuego.



Me apropio de tu reflejo,
en este sin sentido mundo,
eco de voces,
lamento de lo que siento.



Cuando tu guiño se hace complejo.
Sin compromiso, mi alma,
en silencio se desgarra desde adentro,
diciéndote al oído
todo cuanto siento.