lunes, 17 de febrero de 2014

Curvas.




Prieta o blandita,
golosa la sin razón.
Son tus curvas
pecado, locura, afición.


Aquel desquiciar
que mostró un camino.
Amor, temor…
sombra real de pasión.


Bendito pecado
por el que rezo al diablo,
cornudo y depilado.
Rojo, con o sin rabo.


Caníbal, salvaje, animal.
Instintos que llevo
sin poder controlar,
siendo tus curvas mi penar.


Al ojeo pretendo cazar,
ese sueño cálido
en mis noches de caimán,
dientes, garras, fino paladar.


Curvas. Contorno singular,
brisa de húmedo azahar
que de rojo me hierve,
abrazándome hasta estrangular.


Aburridas líneas rectas…
¡Que viva la cantidad!
Que luzcan las ricas formas,
aquellas que si, se pueden disfrutar.