jueves, 15 de agosto de 2013

Con el tiempo contado.



En el portal de la vida,
sus rodillas encogidas,
los hombros gachos,
amanece el sol cabreado.
De nuevo,
otro día,
donde buscar sustento y algo de alegría,
otro día,
de mudo llanto y corto paso.