domingo, 4 de agosto de 2013

Poema III





Cuando el cerebro pierde la inercia de su propósito,
se entrega el cuerpo,
muerto pese su riego,
a la parcialidad de terceros dedos,
protagonistas,
de la corriente que nos ahoga con infundados miedos.