martes, 20 de agosto de 2013

Dudas razonables.




 

Cegado en mí despertar,
palpo y saboreo
cada centímetro cuadrado del mundanal
universo cercano,
disecciono significados,
malversando el orden de los componentes,
experimentando sobre instantes
presentes y pasados.
 
 
Cruzada de la coherencia
contra la fe,
rasgo mi pensar de cruda sinceridad,
espantosa realidad
con la que cada cual esconde,
o decora la decisión final.
 
Adornado de imposiciones y dedos acusadores,
sigo sin la inercia de costumbres,
sobre el fino hilo de mis propias decisiones,
firme, orgulloso y seguro,
de las razones que expongo.
 
Libera mi llanto
el empuje de un alma
que me llena de resplandor y esperanza,
soportando con infinita paciencia,
el miedo que cada minuto me presenta,
abstracto en su sentencia.