viernes, 24 de enero de 2014

Podrido de tiempos.






En ti.
Vació abismo de mi perdido eco,
implícito,
la realidad que se destapa
en el conflicto del ser e intentar,
del sentir y soportar,
del querer y aguantar.
En ti,
borrada personalidad,
derramo la angustia que da a mis letras forma,
vida a mis pesadillas,
a mi hueco,
a mi penuria.



Se corrompe y pudre lo defendido.
En mis manos, entre sus dedos.
Gotea el espejismo
que unió el romance a millones de suspiros,
que arranco la luz del aire,
la furia del odio,
la pasión del sueño,
el ímpetu de partirse en gustos,
caminos que funde el fuego,
que enfría el nicho.



En ti.
Incomprensible destino,
me pudro oprimido por la zarpa afilada
que sin argumento,
sin palabra,
me mata en el silencio
de lo que fue casa.