lunes, 18 de noviembre de 2013

Autismo.


 

Con almíbar de mirada muda tiñes la madrugada.

Pasos, hueco sonido que recorre recuerdo y pasillo

llenando la paz que nace silencio.

En tus mimos, sonrisa de sol y viento,

crece la pasión que estremece el cuerpo,

acorralada soledad

que desnuda besos de eco sin remordimiento,

dibujo abstracto de la incertidumbre y el miedo.

Milagro de mi sangre y cuerpo,

son hoy tu ojos y aliento.

 

 

Gritar quiero

hacia la fragilidad del aire y mi pensamiento,

a la espera de creer en ese mundo ajeno,

barrera fronteriza de complicados laberintos.

Gritar quiero,

para romper el muro que aleja mundos,

rincón de callados argumentos al que entrego mi cuerpo,

en ese soñado sacrifico

de alegría y suspiro.