jueves, 30 de julio de 2015

Y R que R con la misma cantinera tonta.



Es tremendo, todos los días, sea en la radio, tele o en la prensa virtual o escrita. No falla el Arturito Mas y el resto de independentistas aburriendo igual, e incluso puede que más (que ya es decir) que esos programas chorras de Telecinco con la tal Belén Esteban y su rebaño de feriantes sin gracia.

Señores periodistas, por Dios y todas las virgencitas, ¡QUE A LOS ESPAÑOLES NOS LA PELA ESA TROPA, COOOOOOOÑO! a ver si nos dejan por fin un día, un puto día, sin sus aburridas y tristes caritas, que ya esta bien joder. ¿No tenemos bastante con las cifras del paro, los recortes de derechos sociales y los casos de corrupción? ¡Amos venga! más documentales de cultura, mejores películas, una información más veraz y menos anuncios. Y a tomar por culo el capullo de turno, si, ese que critica a según quienes y cuando esta con ellos les refriega con la lengua todos sus orificios, en especial, los más estrechitos. 

Me consta, porque son muchos los amigos que allí tengo, que en Cataluña (por ejemplo) no son todos del mismo pensamiento ¿para cuando un reportaje de los que gritan distinto?...¿que, eso no vende verdad? ayyyyy mamones como os gusta manejarnos la cabecitaaaaaaa.

Háganse y háganos un favor (si, aun va por los de las noticias) dejen de dar importancia a lo que no la tiene, como son esas criaturas que tan solo quieren dar la nota y estar a diario en el candelero para poder sentirse alguien, disimulando de paso esas otras carencias mucho más importantes. El independentismo tan solo es un invento para mantener distraído al pueblo mientras se le habré las entrañas y les sacan el dinero.

Todo el mundo sabe que la naturaleza del español (esta escrito a lo largo de su historia) es la de estar de morros con el resto de vecinos, ¡pero cuidaó! vibrar con cada triunfo de nuestras selecciones nacionales (eso si, sagrado) 

Si hoy se diera la independencia a Cataluña, o Galicia, o Valencia o Extremadura incluso. En dos meses habrían provincias, puede que hasta comunidades de propietarios, que querrían subsistir como país o principado, ajeno a su nueva nacionalidad. Si, somos así de ridículos. Si no se lo creen, anímense y repasen un poquito nuestra historia, por ejemplo aquella de la rebelión cantonal en la primera república... alguno puede que lo recuerde aun del colegio, cuando se daba historia de verdad claro.

Lo dicho, y sigue yendo por los periodistas, a ver si logramos tirarnos un día sin escuchar tonterías. Un día, no pido más, uno solo ¿porque no sera verdad eso de que les llenan los bolsillos a cambio de... o si pedazo de cabrones?