martes, 25 de abril de 2017

Estrofita de poema.




Vaga cuan fantasma,
encogida, vacía,
al otro lado de aquel patio de mil vidas.
Son sus lágrimas agua bendita
sobre el consuelo buscado en la eternidad del descanso,
prisionero, de un cerebro que de imágenes viste recuerdos.
Al otro lado de tierra y cemento,
de oxidado hierro y fría piedra,
sigue la madre buscando por si fuera polvo de pesadilla,
lo que arranca de su lado,
la vida.