viernes, 30 de mayo de 2014

Futuro previsible.






En la fosa común del frió olvido,
flotando en la negra nada,
juegan los cráneos
al ajedrez y las damas.


Los viejos abajo, los nuevos en lo alto.
Traquetean sus mandíbulas roídas,
capricho inexacto de lo que en su día,
llamaron vida.


Pintadas a mano, del negro al más puro blanco,
cuelgan hoy como cuadro.
Presente, que con celo guardo,
esperando para terminar sumando.




Nota. Pintura de Lola Martínez Lorenzo. (Coleccion particular)