sábado, 3 de octubre de 2015

Elche.




A la luz del día o en el brillo de la noche,
me alzo con mi tierra, mi tierra ilicitana,
de palma verde y palma blanca,
de cielo azul y brisa suave.
Enjuta y áspera,
la tierra de mi infancia.


Siguen despejados tus campos,
doloridos siempre tus verdes,
polvorientas tus intimidades
de caminos y verdades.
Soy de aquí al nacer y vivir
sin haberme negado a sentir.


De polvo, arena y piedra.
Almendros, algarrobos… la vid,
el granado y, mi mar Mediterráneo.
Mis amigos… ¿qué mejor pasado?
sois mi pueblo, historia de su sangre,
arrugas y cicatrices, el todo de mis raíces.


Pues si soy mortal,
si soy tan sincero como agradecido.
No ensucio mi mucho orgullo
al tararear lo que tarareo,
himno de mi pueblo prisionero,
encima, o bajo sus cimientos.





A mi pueblo.