miércoles, 6 de mayo de 2015

Despedidas. XXXVII.




No quiero despertarte los demonios, presentarte mis ojos. No podría respirar la vida sabiéndote protagonista de su mentira. Duerme pues mi niña, duerme ya tranquila.