jueves, 29 de junio de 2017



Mi problema no es si soy mejor o peor persona,
si soy más o menos serio o, de izquierda, derecha o centro.
Mi problema, como el vuestro, es el tiempo,
ese que madura y siempre nos caduca,
el que siempre tarde, a veces nunca, nos abre los ojos y alumbra.