sábado, 20 de junio de 2015

Guardián de sueños.



Guardián de tu sueño
se obliga mi cuerpo,
lleno de momentos
en los que el alma
venció su miedo.


Pesadas cadenas
amarran mis palabras,
en ese fondo sin aura
donde residen las entrañas.


Señalan los dedos tras mil ventanas,
a la par de mis pasos, la mañana.


Preso, fallezco sin intentos
de ser lo que quiero,
…sincero, honesto, mediano.
En ella, descritos con arcilla,
laberintos donde mi pecado y recreo
crean tocar el cielo.


Me quedo con todos,
con todos y cada uno
de sus golosos  infiernos.
Placer de la casualidad,
que prieta entre mi mano,
cada noche me hace estallar
si ser del presente
más que mortal realidad.


Hombre me siento y así lo reitero,
pidiendo al viento que me traiga su velo.
Más quererla es lo primero
en esa vida que tanto desprecio.