lunes, 16 de marzo de 2015

Por si no fuera bastante malo estar parado...



Quiero empezar esta sección, pese la mala ostia que me muerde todas las venas, diciendo que no generalizo, ya que hijos de mala y sosa puta, como increíbles personas, los hay en todos los rincones, organismos y empresas.

En fin, a lo mio. Por desgracia, ya que esto se aleja de todo gusto, me he visto obligado en poco tiempo a acudir al Servef (Servicio Valenciano de Empleo y Formación) y a la las oficinas de la tesorería por temas de certificados de la seguridad social. Y pese insistir sobre que gentes majas las hay a patadas ¡Coño! no he dado con ni uno. También es verdad, que he hablado solo con dos, uno por oficina... a lo mejor, lo mio es mala suerte y punto. A lo mejor.

En el Servef me las vi con una joven y más que posiblemente soltera, ya que si la estupidez tuviera cara... menuda tía tonta y mal educada. Aunque el cojo. No lo destaco como algo despectivo, es que era cojo, que me atendió en el otro lado. Bueno, si a eso se le puede llamar atender. ¡Leches! ahora que lo razono, que buena pareja harían. Él bastante más chiquinino que ella, pero con ese bigotillo de hombrecito, como que lo doy por bueno.

El caso, es que ambos especímenes están destinados para atención al publico... menudo ojo el que allí los puso, que el señor le conserve el oído, por que para la vista llega tarde. Pues si, están para atender aun publico, publico al que tratan de tonto sin cortarse un pelo, tanto con su insultante verborrea, como con sus prepotentes gestos. Como si las "personas" que acuden a ellos lo hicieran por gusto o, para recrearse tocándoles blanditas sean sus partes.

Parece mentira, que estos administrativos, porque pese ir de dioses griegos, seguro no pasan de ese puesto, se crean por encima de quienes no tienen otra que buscarse la vida. A ver, a ver, mal follados, en algún momento de la vida lo hemos estado todos, y no por ello lo paguemos con el vecino. Y si el problema, en el caso de el pequeñito con mostacho, es la cojera...¡Chico! otra cosa tendrás buena. ¿O no?...bueno, a lo mejor no, pero tampoco creo sea culpa del resto del mundo.

Faltar al respeto es fácil, algo, muy muy sencillo. Hasta el más tonto puedo hacerlo, a los hechos me remito. Pero como yo jamas quise el mal para nadie, no les voy a desear nada malo, como que pierdan su trabajo, ese, para el que claramente no están preparados. Dios me libre ¡Ahora! que se vean tratados como ellos tratan a los demás ¡Joer! que gustazo. Eso si, eso si se lo deseo, y con toda la fuerza del mundo. Porque esta visto y comprobado que ningún borracho se huele su aliento, así como que el idiota y el gañan, solo abren los ojos cuando le meten con fuerza el dedo en el culo... a ver si así y, lo digo por su propio bien, aprenden a decir buenos días y  a orientar a quienes preguntan, sin gruñidos y sin resoplidos. 

Animo, todo mi animo, para esas personas que por algún motivo, como ya he dicho, nunca grato, tienen que pasar por el aro y bajar la cabeza ante tan desagradables... iba a decir personas, pero me van a permitir lo deje en especímenes. Y doy mi animo, porque han de armarse con más paciencia que la de un bendito, porque cualquier día de estos, y no es una amenaza, se le puede terminar a alguien la paciencia que sostiene la educación, y en ese mismo nivel... ni el palo soltero, ni el chiquitillo cojo, tendrían las de ganar, porque hasta para eso hay que tener arte, y estos, debieron perderlo por el váter.