jueves, 19 de febrero de 2015

Rehén.




A la espera de la muerte se perdió la vida,
corrupción de sentimientos que envuelven y abrigan.
Restando, sumando, ocultando y tirando los días...
a la espera de la parca, sacrifico la vida,
sumergida en un pozo que ni siente ni mira.


Rehén de sí misma,
agoniza en la cavidad agrietada y divina
de su imaginada risa.
Roída desde las piernas hacia arriba,
infame y absurda, respira sin darse cuenta que ya es tarde,
que de nada valió resguardarse.







Letras contra la violencia de genero.