lunes, 18 de agosto de 2014

En ti me hago noche.



Ronco gemido que te haces noche.
Tras la puerta, sobre tu cama,
entre nuestras piernas.
La vida se aplasta y concentra.
En tus décimas,
vivo y muero si me contemplas.
Brava la pasión,
desborda cuanto es imaginación
en este ahora
que en tus labios se hace mazmorra.