jueves, 13 de marzo de 2014

Ella.





Protagonista de mi sueño,
me vacías el alma
con el despertar de la madrugada,
 en mi cama, sobre mi almohada,
esparcidas imágenes,
instantáneas de la nada.
Eterna la espina,
la que clavaste en mis entrañas,
dolor y deseo,
imprecisiones que corroen dentro,
que gritan sobre la paz rota de mi silencio,
que me cose los labios,
que me arranca el pensamiento.



Y ruedo,
ruedo por senderos,
estrecho linde aferrado
a la canela de mis labios,
y, los pechos que nacen en ti,
puñales de mi sentir.
Cuerpo, mente, recuerdo,
la vida de colores,
de blanco y de negro,
cuanto se, cuanto quiero, cuento tengo,
esos precioso ojos negros.
Esos, si,
sustento de personalidad,
de deseo, de ser como quiero,
en ese tiempo que enredado entre mis dedos,
de nuevo,
se hace sueño.