miércoles, 5 de marzo de 2014

Al fin.




En la resta que suma,
restablezco de manera continua
la búsqueda de aquella persona,
ignorante, diferente
defendiendo cosas muy distintas,
a las que hoy palpitan.



Fugaces sombras,
burlones reflejos,
enmudecido gritar de mi pellejo.
Ira y rabia
 me flagelan por dentro,
corrompiendo mis contadas lágrimas,
encerrando toda palabra,
desgarrando mi cuello y entrañas.



Sobre el susurro y el viento,
soy solo.
Lamento madurado de tiempo,
ideales perdidos
por lógica y común sentido
a mitad del camino.
Al fin,
me encuentro sentido.