miércoles, 9 de marzo de 2016

...momentos.

Cierro los ojos y apretó los puños. 
Entregado a tiempos que de soledades 
visten mil recuerdos de azahar y jazmín, 
se llena el paladar de matices donde la palabra 
no es la mera invención en un vacío compromiso. 
Cierro ojos, abro el alma,
y planeo a bocanadas sobre ese abrazo silencioso
que se hace llamar palabra.