jueves, 8 de enero de 2015

Réquiem por Charlie Hebdo.




Alimentar el miedo,
asesinar la libertad,
pintar con sangre la paz.
Tres idiotas, tres kalashnikov,
y ni el mínimo atisbo de razón.


Por vestir de humor el analfabeto rencor.
Tres idiotas impusieron su versión,
tres idiotas y su bastardo Dios.
Tres tipejos sin perdón.


Por mi, ya habría llamado a los del control de plagas.
Y me importa una mierda muy gorda,
que en mi tierra
quede quienes los justifique o defienda.


No tenéis cabida en la tierra,
en la coherencia,
en la sombra del respeto que se aleja.
No tenéis cabida en las opciones que ofrece la vida.



Mi humilde homenaje a las víctimas del atentado contra Charlie Hebdo. Hoy estoy con Francia y los franceses, estoy con la libertad de expresión y en contra de la ignorancia y la barbarie, que se esconde tras la religión.