martes, 7 de octubre de 2014

¿Y como debería sentirme?




Ni idea, ni idea tengo
de cómo debería sentirme.
Mi cerebro planea en una llanura
que ni blanca ni negra.
Sin brisa, sol o luna,
la nada me confunde pero no  perturba.


Todos hablan, aconsejan, opinan,
y yo, solo veo mierda sobre mierda.
Quiero huir sin rumbo
allá donde el miedo que no encuentro
me vacíe de sueños, aquello que me abraza
y pese todo… no entiendo.


Es la muerte parte de mí,
compañera oscura que no altera mis días,
no me agobia con sus prisas, no me avergüenza.
No, no es la parca mala consejera ahora.
No sé si aún me late el pecho, si la sangre me riega,
ahora mismo, ni se, ni siento algo que entienda.


¿Debería tener miedo, debería estar temblando,
tendría que estar arrodillado ante algún viejo altar?
Ni puta idea… tal vez, un enorme vacío.
Sí, eso es lo único en lo que ahora creo,
lo único que siente este cuerpo
sin ganas de odiar o reír… vacío.


Dejarme, dejarme ser yo mismo,
y que por mí, como hice siempre, salga del abismo.
...Lo sorprendente de no saber sentirse,
es este eco seco y sin raíces que sin miedo,
noto aferrado a mi estómago.
Llamarme loco, pero de largarme, lo haré con aplomo.