domingo, 27 de abril de 2014

Y nací...




No recuerdo,
cuando empezó de verdad
a trabajar mi cerebro,
pero con toda seguridad
fue la debacle de mi preocupación,
de mi pesimismo y dolor.
 Con lo feliz que hasta entonces
había sido yo…
¡¡Maldita, maldita sensación!!



Palabras textuales de Pipo, no digo que sea mi perro pues dudo quien es de quien. Si, no es broma, palabras textuales. ¿O es que nunca han escuchado hablar a un perro?... Pero. ¿Le han preguntado?