sábado, 19 de abril de 2014

Madurada libertad.



No pienso acallar de libertad mi pensar,
me niego en creer e intentar comprender
lo que se nos trata de vender.
Me niego en reconocer la estupidez,
como idea
para un punto final.



Contra viento y marea,
sobre guerras, discusiones y odiseas,
mi grito se desnuda,
se desgarra y eleva.
Al no lograr invertir la vida
que hoy si,
me madura
de respuestas la cima.