domingo, 7 de mayo de 2017

39 cumpleaños de Sonia.

Con algo de retraso por aquello que de gente importante falte el minimo posible, y aún así José M. hijo, hermano de la anfitriona, por cosas del trabajo no pudo estar, lo que es siempre una gran putada. Así y todo, siendo por curro ayyy ay ay, afortunado él. En fin, con unos días de retraso ayer pudimos celebrar el cumpleaños de Sonia, con un sol de justicia, en un entorno especial y rodeados de gente sanota, sanota de verdad.




Todo empezó antes de la llegada de la anfitriona a base de pulmón del voluntariado asistente... ¡Bueno! voluntariado, voluntariado. Si querian catar algo, es lo que había, soplar o dique seco, pero que vamos, ni miajica de vino, cerveza u arrocito bueno. 










Y por fin, llega, como las reinas (cochazo y chofer) la anfitriona y alma del asunto que nos atañe entorno la mesa :-)







De los saludos al típico y breve -¡Joer! que bien se esta aquí- antes de pasar al aperitivo y de este al condumio bueno en un visto y no visto ¡qué cosas!












 Y ojo, que no todos los asistentes eran bichos de dos patas.





Para los animalistas convencidos como yo, imaginar a estos bichos con sal y manteca, no más, y al horno, oich, oich... ello fue lo que me abrio el apetito. 









Importante, no hay mesa buena sin buena materia prima y un chef a la altura, en este caso, lo del chef (y para quitarse la boina, gorra o sombrero) cosa del Sr. Paco, que mientras otros nos refugiamos a la sombrica fresca, él controlaba la leña, la sal, y todos esos frentes abiertos que no se ven hasta que uno prueba el arroz y Ohhh señor, señor. Y entonces cae -¡Coño! y esto...¿quien lo ha hecho-  resulta que el arroz no se hace solo, pero uno se acuerda cuando se acuerda. -El Paco- responde alguien. "¡Ostia! ya decía yo que no lo había visto" piensas entonces. Porque claro, con lo agustito que se esta sentado a la fresca. Eh, eh, cabronesss (esto último, lo de cabronesss, digo yo que lo habrá pensado el Paco = Chef)









¿Y qué sería de la mejor cocina sin un equipo de logística en cuanto a la distribución de la riqueza culinaria a mesa? eh, eh ¿Qué sería?






Para qué añadir más... fotos a tutiplén hasta llegar a lo que después de un buen llantar, la música y los globos, más gusta a la cumpleañera. La tarta, la sidra, y los regalos. 
















¡Atención todo el mundo! llega la tarta y llegan los regalos, y con ello, se para casi el mundo. 




















...en el recuerdo oscuro donde mi ayer es presente,
aún me fuerzo y aún pretendo
ser de vosotros una brizna 
y por siempre, 
un momento...