miércoles, 12 de agosto de 2015

Poema IV



Es demasiado sencillo
el manejo de la ilusión y el odio,
es muy simple robar la infancia.
Tan malo es el hombre
como despreciables ciertas almas.
Animales salvajes y sin escrúpulos
aquellos que en las sombras se reúnen
y en ellas hablan,
sobre cómo dirigir el orgullo
y como a las masas.