lunes, 21 de julio de 2014

Que disgusto más gordo... ainssssss




Esta tarde, como daño colateral, he conocido a una personilla, amigo de un amigo. Como el hombre esta allí, me lo han presentado, y, como el que nos ha presentado me tiene tal vez en una estima excesiva, lo ha hecho como si este menda fuera escritor, bueno, las palabras textuales han sido. -Te presento a Buitrago, amigo y poeta ilicitano-

El personaje en cuestión, antes de darme su mano, me ha mirado de arriba para abajo y me ha soltado un repertorio que casi me duermo, no, de verdad, los calzoncillos no se me han caído por que tenia puestos los pantalones.

Por lo visto, si a uno le gusta la poesía, máxime, si ha escrito alguna, por  lo que se ve, aun por cojones, ha de conocer a la totalidad de poetas y sus trabajos que hay repartidos por el mundo. Si, como se lo digo. Me ha dicho el nombre de un alemán, sueco o austriaco, del que ni de coña recuerdo su impronunciable nombrajo, y al decirle que ni puta idea, casi se le salen los ojitos de las cuencas. (Digo lo de ojitos, porque he visto cagaditas de conejos más hermosas) ¡Ojo! que el poeta en cuestión tiene, cree quien lo dice, dos libros publicados, no uno no, dos.

Haciendo honor a mi galantería y al nombre que recibe mi blog, le he preguntado a esta personilla, si ese alemán, sueco o austriaco, sabrá quien es Antonio Fco Buitrago. Se ha quedado parado y antes de que reaccionara, he decido rematarlo.

-¿Cual es tu oficio?- le he preguntado.

-Mecánico.

-¿De la Seat, Opel...?

-No, de coches no, de motores para maquinas de aparado- me ha respondido muy jovial.

-¿No eres tú el que ha dicho que un poeta ha de conocer toda la poesía, obras, autores?

-Si, pero no veo...

-¿Te has olido alguna vez el aliento?- Creo que aun se esta haciendo el disimulado, todos aquellos que había por su lado, se ha reído mucho, él, desde su tonto orgullo, se ha levantado y ha ido al servicio, lo que allí ha hecho... mejor, paso hasta el culo y que cada uno je je je

Señores y ñoras lumbreras de este nuestra preciosa tierra, por favor, tápense la boquita de vez en cuando, son demasiadas las chorradas que a diario uno aguanta.